Blog

¿Qué hacer con los créditos impagos?

14.06.2018

¿Qué hacer con los créditos impagos?

Algunas veces, las circunstancias de la vida hacen ajustes a nuestros planes. A menudo, en una situación difícil, el prestatario no tiene dinero para pagar el crédito. ¿Cómo se puede salir de esta situación?

La financiación es un servicio muy popular. Gracias a los créditos, los bienes y servicios se han vuelto mucho más accesibles, pero al mismo tiempo, los problemas con la economía llevan al hecho de que algunos prestatarios con uno o más créditos, no puedan pagarlos a tiempo. Esto puede llevar a consecuencias bastante tristes: confiscación de la propiedad, litigios, etc.

Sin importar lo que le haya sucedido, los bancos seguirán exigiendo el pago del crédito a tiempo. Las siguientes recomendaciones le ayudarán a evitar problemas en el futuro.

  1. En primer lugar, pague los créditos con la tasa de interés más alta

Si tiene varios créditos, primero pague el más caro. Puede averiguar el coste de cada crédito en el banco o calcular la tasa de interés usted mismo. Cuanto más rápido pague un crédito caro, más rápido podrá pagar las deudas restantes.

Puede hacerlo al revés: comenzar con la menor cantidad de deuda y pagar los otros créditos a medida que aumente la tasa de interés. Para algunas personas, este enfoque ayuda a superar la barrera psicológica y a deshacerse rápidamente de las deudas.

  1. Contrate un seguro

Esto afecta especialmente a créditos de gran cantidad. De esta forma, reducirá sus problemas si de repente no puede pagar el crédito. En caso de pérdida de solvencia, la compañía de seguros puede asumir la obligación de encargarse del crédito.

En el caso de créditos hipotecarios y automotrices, el seguro es obligatorio. Algunos bancos insisten en un seguro obligatorio incluso a la hora de la concesión de créditos al consumo. Además, según la ley, el prestatario puede elegir libremente una compañía de seguros.

Normalmente, el coste del seguro no supera el 1% de la cantidad del crédito hipotecario. En cuanto a los créditos al consumo, el coste de una póliza promedio es del 10-20% de la cantidad concedida por el banco.

  1. Reestructure la deuda

Si las dificultades financieras no le dejan pagar el crédito, póngase en contacto con el banco y presente una solicitud de reestructuración de la deuda. De esta forma, podrá reducir el pago mensual y extender el plazo de financiación. La cantidad que tendrá que pagar por el uso del crédito será un poco más alta, pero tendrá más tiempo para pagar sus deudas. En la mayoría de los casos, el banco aceptará su solicitud, porque gracias a la reestructuración, los bancos aumentan sus ingresos.

Algunos bancos, junto con la reducción de la cantidad a pagar y la prolongación del plazo, dan la posibilidad de congelar el crédito por un tiempo, es decir, congelar la cantidad de la deuda o bajar la tasa de interés.

  1. Intente refinanciar su crédito

La refinanciación consiste en contratar un crédito en otro banco para pagar la deuda actual. Por lo general, la tasa de interés de un nuevo crédito será más alta que la del anterior. A pesar de esto, la refinanciación ofrece la oportunidad de ganar tiempo para mejorar la situación financiera. Por ejemplo, buscar un trabajo mejor pagado o vender propiedades para pagar las deudas.

Impago del crédito: ¿cuáles pueden ser las consecuencias?

Si el prestatario se retrasa en el pago, el banco tiene el derecho de imponerle una sanción. Si el período de impago es superior a un mes, el banco puede demandarle.

En caso de impago, las sanciones se fijan en el contrato de crédito. Por lo tanto, antes de firmar este documento, debe leerlo detenidamente.

Si el prestatario no paga la deuda intencionadamente, el banco tiene derecho a recurrir a los tribunales o a la ayuda de cobradores de deudas. En este caso, se le enviará periódicamente cartas y mensajes exigiendo que pague la deuda. Pueden llamar a su número de teléfono personal y de trabajo e incluso ir a su casa. La propiedad del moroso puede ser confiscada por orden judicial como pago de la deuda.

Para pagar el crédito, también puede solicitar un préstamo a una organización de microfinanzas como por ejemplo Finer, que concede préstamos con una tasa de interés mínima. La cantidad máxima que se puede solicitar es de 900 euros. El plazo de devolución es de hasta 35 días.

 

¿Necesita ayuda?

¡Resolvemos todos tus problemas! Verifica más Preguntas frecuentes

Horario oficial:

Lunes - Sábado / 9:00 - 18:00