Blog

¿Cuál es la diferencia entre un préstamo y un crédito?

18.05.2018

¿Cuál es la diferencia entre un préstamo y un crédito?

La mayoría de los usuarios de servicios bancarios consideran que un préstamo y un crédito es lo mismo, pero lo cierto es que estos conceptos tienen una serie de diferencias y características comunes.

Definición de préstamo

Un préstamo es la transferencia de propiedad de una persona a otra para uso temporal. Puede ser dinero, cosas o bienes inmuebles. Después de cierto tiempo, el prestatario debe devolver la propiedad al prestamista en su forma original.

Hay 3 tipos de préstamos:

Préstamo de propiedad

La propiedad se concede conforme a un contrato de préstamo (un contrato de uso no compensado) según el cual el prestatario la devuelve dentro del plazo especificado teniendo en cuenta su desgaste natural y haciéndose cargo de todos los demás daños.

La principal diferencia entre un contrato de préstamo y otros documentos similares es que el receptor del préstamo puede utilizar la propiedad de forma gratuita. Si hay que realizar algún pago, se celebra un contrato de arrendamiento. Si el dinero se presta con intereses, se celebra un contrato de préstamo. Si la propiedad se concede sin derecho de uso, la relación entre las partes se regula por el contrato de almacenamiento.

Préstamo al consumo

Un préstamo al consumo se concede para la compra de electrodomésticos y otros bienes de uso diario. Posteriormente, la deuda se devuelve a plazos. En la vida cotidiana este tipo de préstamo se llama préstamo a plazos.

Préstamo bancario

En este caso el prestamista es el banco y el prestatario es una persona física o jurídica. El dinero se presta con una cierta tasa de interés. En otras palabras, un préstamo bancario es un préstamo comercial normal.

Concepto de crédito

El banco concede un crédito al prestatario con fines de lucro. Por lo tanto, los créditos bancarios siempre se emiten con intereses. Las relaciones entre las partes se regulan por un contrato de crédito que incluye los siguientes elementos:

  1. Cantidad a prestar.
  2. Intereses y el esquema de su acumulación.
  3. Plazo de financiación.
  4. Plan de amortización del crédito.
  5. Sanciones por incumplimiento de los términos del contrato.

El cliente del banco puede usar los fondos de crédito para comprar diversos bienes y servicios. Gracias al crédito, el prestatario no tiene que reunir la cantidad requerida durante un tiempo prolongado. Los créditos más populares son los créditos al consumo, hipotecarios y automotrices.

Los créditos hipotecarios se conceden para la compra de bienes inmuebles bajo su garantía. El plazo de amortización de dicho crédito es de 20-25 años. La tasa de interés para un crédito hipotecario es más baja que para otros créditos. Si por alguna razón el prestatario no puede pagar la hipoteca, el banco vende la propiedad para pagar la deuda.

Los créditos al consumo se conceden para la compra de bienes y servicios valiosos (por ejemplo, para comprar muebles, equipos para negocios, pagos por tratamientos, etc.). Algunas personas compran productos de lujo con financiación. El plazo de amortización es de varios meses a 5 años.

El propósito de un crédito automotriz es la compra de un vehículo que se pone en garantía y que pasa a propiedad del cliente solamente después del pago total del crédito.

Diferencias entre un préstamo y un crédito

La principal diferencia entre un préstamo y un crédito es que este último siempre se concede por bancos y con fines comerciales. Un préstamo clásico no proporciona ningún beneficio al prestamista. Al solicitar un crédito, las partes firman un contrato de crédito. Al solicitar un préstamo, firman un contrato de préstamo.

¿Necesita ayuda?

¡Resolvemos todos tus problemas! Verifica más Preguntas frecuentes

Horario oficial:

Lunes - Sábado / 9:00 - 18:00