Blog

Atraso en la devolución del microcrédito

17.05.2018

Atraso en la devolución del microcrédito

Cualquier persona debe sopesar cuidadosamente todas las circunstancias antes de solicitar un microcrédito. Sin embargo, es muy difícil imaginar que algo desagradable vaya a pasar sí o sí. Parece que no debería haber ningún truco sucio - los préstamos personales cuentan con un plazo de devolución bastante largo (hasta 1 mes), la cantidad puede devolverse a plazos y, además, existe la posibilidad de extender el plazo de pago.

Sin embargo, es imposible predecir situaciones desfavorables. Nadie está a salvo de enfermedades, los recortes salariales o la retención del salario. Además, puede haber gastos imprevistos como un viaje no planificado, una avería del automóvil o de algún electrodoméstico.

Las empresas que se ocupan de conceder préstamos también están en riesgo. Casi todas las organizaciones se enfrentan a situaciones en las que los estafadores solicitan préstamos que no piensan devolver en el futuro. Incluso los controles del servicio de seguridad no pueden garantizar una protección del 100% contra tales situaciones. Los estafadores se ganan la confianza de la empresa hábilmente, utilizando nóminas falsas o conocidos para obtener un préstamo. Después, todos los intentos de contactar al deudor fallan - este evita el pago de la deuda a toda costa o simplemente cambia de número de teléfono y desaparece. Las estadísticas muestran que tales casos no exceden el 10% del número total de préstamos concedidos pero incluso cuando se trabaja con ciudadanos decentes, a menudo surgen problemas debido a la repentina complicación de la situación financiera de los prestatarios.

No tengo la culpa. ¡Esto es fuerza mayor!

El empleado de la organización que concedió el préstamo debe ponerse en contacto con el cliente por adelantado antes de la terminación del contrato. Como regla general, en los términos del contrato concertado en el momento de la concesión del préstamo, se indica una prolongación aceptable del préstamo si se paga el importe de los intereses devengados o la cantidad mínima acordada. La organización puede ofrecer una prolongación del contrato al cliente durante una conversación telefónica. Desde el primer día del atraso en el pago, la organización empieza a cobrar intereses extra. Con cada día que pasa, la deuda crece y, como resultado, la cantidad de devolución por el año de atraso puede exceder 10 veces el préstamo en sí. Además de los crecientes problemas financieros, el cliente echa a perder su historial crediticio. En el futuro, esto puede conducir a la denegación de un crédito o préstamo por parte de otras organizaciones. Los empleados de la compañía que había concedido el préstamo, van a llamar más a menudo recordando la deuda en caso de atraso. Van a llamar a los números de teléfono de sus parientes, conocidos o empleadores que usted haya indicado. En el proceso de comunicación con el empleado de la organización, el cliente debe explicar claramente su situación, indicando las dificultades que hayan surgido. La compañía puede llegar a un acuerdo con el cliente en una situación financiera difícil siempre y cuando prometa resolver sus problemas pronto y devolver todas las deudas lo antes posible. En este caso, pueden congelar los intereses extra, pero el cliente debe devolver la cantidad fija de la deuda antes del plazo acordado.

Los clientes que se encuentren en una situación financiera difícil pueden contar con la lealtad del servicio de seguridad de la organización de microfinanzas. Sin embargo, en los casos en que el cliente se muestre distraído u olvidadizo o que argumente el atraso en el pago con el hecho de que los puntos de recepción de dinero no funcionaban correctamente, uno no debe esperar una actitud indulgente. Además, tampoco servirá la evasión del diálogo, el engaño o un comportamiento inadecuado.

La deuda puede ser vendida a los cobradores de deudas

En una situación en la que el cliente evita a toda costa pagar incluso una parte de la deuda y se niega a llevar a cabo un diálogo constructivo, la organización de microfinanzas puede vender la deuda a una agencia de cobros. En este caso, los agentes intentarán recuperar no solo la cantidad de la deuda del microcrédito, sino también el dinero como compensación por la compra de la deuda.

La comunicación con los cobradores de deudas es mucho más desagradable que con los empleados de las organizaciones de microfinanzas. Los métodos que usan tratando de recuperar el dinero no pueden llamarse agradables para un cliente desafortunado. Sus amigos y familiares pueden recibir llamadas en el medio de la noche. Los cobradores pueden ir a la casa del deudor o al trabajo demandando pagar la deuda. Esto va acompañado de grosería e incluso de amenazas - se hace todo lo posible por intimidar al cliente y alentarlo a devolver el dinero.

A menudo bajo la apariencia de cobradores de deudas trabajan estafadores comunes que habían conseguido acceso a los datos de los clientes. Es posible distinguir a los intrusos de los cobradores reales solicitando la dirección de su agencia y los documentos sobre la transferencia de los derechos de demanda del pago de la deuda. Si recibe una respuesta evasiva o su solicitud es ignorada por completo, entonces vale la pena grabar esta conversación por teléfono y ponerse en contacto con las autoridades. Los cobradores de deudas no tienen derecho a embargar y quitarle la propiedad al deudor así como a retener su salario, a diferencia de los agentes judiciales.

El recurso a los tribunales

Si los intentos de obligar al deudor a devolver al menos una parte de la deuda no tuvieron éxito, el caso se remitirá a los tribunales. Los agentes judiciales tienen derecho a embargar la propiedad así como a retener el salario del deudor. Además, los agentes judiciales pueden ingresar a cualquier territorio si hay evidencia de que hay un ciudadano en busca.

Los poderes ampliados de los agentes judiciales se han convertido también en un arma para los estafadores pero no es tan difícil reconocerlos. En primer lugar, los agentes judiciales no vendrán si el cliente no tiene deudas impagas. Estos actúan únicamente en cumplimiento con las órdenes judiciales y actos de otros órganos gubernamentales. En segundo lugar, la aparición de un agente judicial en su hogar no puede ser inesperado. Primero, el deudor recibirá una copia del orden judicial de iniciar un proceso de ejecución. Tendrá tiempo para la ejecución voluntaria del orden judicial. El agente judicial puede tomar dinero en efectivo personalmente como pago de la deuda, rellenando el documento correspondiente de dicho acto. El agente judicial siempre viene con materiales del proceso de ejecución. Debe explicar los motivos de la ejecución de las acciones y presentar el documento ejecutivo original (¡no una copia!). Un verdadero agente judicial no puede pedir el pasaporte u otros documentos personales al deudor para su posterior retención.

¿Cómo evitar los problemas?

Al encontrarse en una situación difícil, no evite las explicaciones. Sea cortés e inicie un diálogo con el prestamista, el recaudador o el agente judicial. En caso de impago debido a problemas de salud, proporcione un justificante médico. Si tiene problemas en el trabajo o en caso de despido, proporcione los documentos pertinentes. Nadie está a salvo de las dificultades. Si se nota su deseo de corregir la situación, recibirá una actitud leal hacia usted. No intente engañar, amenazar o comportarse inadecuadamente ya que se arriesga seriamente a empeorar su situación financiera que ya de por sí es difícil.

 

¿Necesita ayuda?

¡Resolvemos todos tus problemas! Verifica más Preguntas frecuentes

Horario oficial:

Lunes - Sábado / 9:00 - 18:00